Un toque dulce salmantino

Un toque dulce salmantino

Si estás buscando los mejores sitios dónde comer en Salamanca lo más probable es que te acabes encontrando frente a un buen plato de cochinillo asado o frito, una de las delicias de la ciudad castellana. Una vez degustado este manjar, llegará el turno del postre, en el que podrás poner el toque dulce a una comida típica salmantina.

Y es que hay muchos y muy buenos lugares dónde comer en Salamanca y probar los dulces más autóctonos de la zona. En este post te damos a conocer algunos para que no te pierdas ni un ápice de la parte más golosa de su gastronomía.

En su Plaza Mayor seguramente habrás visto un cartel que impacta a más de uno: chochos típicos de Salamanca. Se trata de un dulce con un nombre curioso, que no es más que una peladilla dulce con sabor a canela, de color blanco y ligeramente duros en el exterior. Los chochos charros son uno de los imprescindibles en la ciudad.

Muy similares, las almendras garrapiñadas, de origen árabe pero de difusión católica, ya que fueron unas monjas de un convento de Salamanca las que le dieron la popularidad que hoy tienen en ferias y fiestas de pueblo.

Un poco más grandes son las perrunillas, cuyo nombre deriva de perro, tal como pensabas. Y es que son unas tortas de harina que antiguamente se le daban a los perros durante la trashumancia del ganado. Junto con manteca, azúcar, huevo y almendras se trata de todo un manjar.

Por último, otro mítico de Salamanca: el bollo maimón, aunque cuenta con variantes en otras provincias castellano-leonesas. De origen a medio camino entre la tradición árabe y judía, se trata de un bizcocho que originalmente se elaboraba para bodas y grandes reuniones.

En Restaurante Don Cochinillo podrás degustar las mejores recetas de cochinillo asado y terminar la comida con un buen postre.