¿Cochinillo asado o frito? ¿Cuál prefieres?

¿Cochinillo asado o frito? ¿Cuál prefieres?

Si estás buscando dónde comer en Salamanca, es muy posible que quieras degustar uno de los platos más típicos de nuestra región como es el cochinillo. Pero este se puede cocinar de diferentes formas, siendo lo más habitual asado, pero sin desmerecer ni mucho menos al cochinillo frito, así que vamos a repasar en las siguientes líneas las diferencias entre ambas formas de prepararlo.

Ambos platos los puedes encontrar en el Restaurante Don Cochinillo, pero no tienen nada que ver, aunque se cuente con la misma materia prima. En primer lugar, una diferencia es el tiempo de preparación. El cochinillo asado suele tardar aproximadamente en hacerse unas tres horas, 90 minutos con la piel pegada a la rejilla y otros 90 con el interior pegado a la misma. Sin embargo, el cochinillo frito emplea en torno a cinco horas para cocinarlo en cazuela y luego en sartén.

El cochinillo asado no lleva nada más que agua y sal, pero sin más añadidos, mientras que el cochinillo frito primero se cuece u hornea bañado en aceite de girasol o de oliva y luego se fríe en la sartén, teniendo una preparación algo más laboriosa. De ahí que también, por qué no decirlo, el asado sea más saludable que el frito, ya que se empapa en aceite y contiene más calorías.

Además, el cochinillo asado se cocina de una sola pieza, aunque luego se racione a gusto del consumidor, mientras que el cochinillo frito se trocea y deshuesa para su preparación, por lo que todo en él se come una vez servido en la mesa. Cada uno tiene sus peculiaridades, así que si buscas dónde comer en Salamanca, en nuestro restaurante podrás probarlo de las dos maneras.