• El farinato salmantino
    El farinato salmantino

    El farinato salmantino

    Si no has visitado Salamanca, puede que aún ignores su significado. Eso sí, los afortunados que la visitaron y buscaron dónde comer en Salamanca, sin duda, saben bien lo que es el farinato o, al menos, lo habrán degustado.

    Se trata de una variedad de embutido, elaborada originariamente en Ciudad Rodrigo y extendida con posterioridad al resto de la provincia salmantina y a otras regiones. Tan popular ha llegado a ser que a los mirobrigenses también se les conoce como farinatos.

    Muchos turistas que buscan dónde comer en Salamanca lo hacen pensando en este producto típico de la matanza del cerdo (preferiblemente ibérico). Combina en su elaboración la miga de pan de hogaza, la grasa de cerdo, cebolla cocida y harina. Todo condimentado con sal, pimentón, anís en grano y, en ocasiones, un poco de aguardiente.

    La masa se embute en tripa de porcino, dándole forma de herradura. Sigue un proceso de curación similar, aunque no idéntico, al de su parientes cercanos, la longaniza o el chorizo.

    Tradicionalmente se ha consumido loncheado y acompañado de pan. Pero hoy, las alternativas de consumo se han diversificado, al ser incluido en las cartas de tapas y presentado como guarnición o ingrediente de otros platos. Todo restaurante salmantino nos lo puede ofrecer en alguna de sus versiones.

    Como ya habrás deducido, su denominación deriva de la harina, componente esencial de su elaboración. Y las primeras referencias escritas se remontan al siglo XVIII, aunque su existencia es, probablemente, muy anterior. Hay quien asegura que nació como una variedad de morcilla judía, no elaborada con carne de cerdo.

    Lo cierto es que esta especialidad culinaria ha pasado de ser el “chorizo de los pobres” a considerarse una auténtica delicatessen. En el Restaurante Don Cochinillo somos especialistas en recetas de cerdo ibérico y elaboramos esta y otras muchas delicias gastronómicas para el disfrute de los paladares más exigentes.

  • La gastronomía que no te puedes perder en Salamanca
    La gastronomía que no te puedes perder en Salamanca

    La gastronomía que no te puedes perder en Salamanca

    Salamanca es conocida por muchas cosas: las leyendas, el turismo, el ambiente, y como no, la gastronomía. Si nuestro próximo destino es esta bella ciudad, debemos conocer dónde comer en Salamanca y qué productos típicos son los más recomendables.

    Aunque la provincia se ha hecho famosa fundamentalmente por ser una nata exportadora de carnes y embutidos, lo cierto es que también no todo sale de territorio castellano leonés y se queda en sus restaurantes y bares para ser degustado por turistas y paisanos que requieren de sitios de calidad dónde comer en Salamanca. Entre sus numerosos productos, la zona destaca por la carne de morucha, el jamón de Guijuelo, la lenteja de la Armuña o el vino de las Arribes.

    Al ser conocida como una zona fría dentro del territorio español, el recetario que acompaña a los lugares más importantes para comer en Salamanca se compone de platos para combatir las bajas temperaturas, contundentes y de cálido sabor.

    - El hornazo: una empanada rellena de productos cárnicos que, dependiendo de la zona donde nos encontremos, variará su contenido entre el jamón, el lomo y el chorizo, pudiendo llevar también huevo duro.

    - Farinato: embutido típico de la provincia compuesto de cebolla, manteca de cerdo y miga de pan. A esta mezcla se le añade una serie de condimentos para terminar de elaborar el alimento.

    - Chanfaina: una receta cuyos principales ingredientes son el ajo, el laurel, la cebolla, sangre cocida, carne de cordero, guindillas y casquería, y puede variar también dependiendo de la región dónde nos encontremos.

    En Restaurante Don Cochinillo podrás encontrar las mejores carnes a la brasa y cochinillo asado de toda la provincia. Para ofrecer la mejor calidad a nuestros comensales, seleccionamos las materias primas de excelente calidad para conseguir sabores únicos capaces de satisfacer a todo tipo de paladares, hasta los más exigentes.

  • ¿Qué tipos de menús existen?
    ¿Qué tipos de menús existen?

    ¿Qué tipos de menús existen?

    Muchos son los clientes que van en busca de un buen restaurante con menú en Salamanca, pero no todos ellos terminan repitiendo en su día a día. Esto puede deberse a  diferentes factores, pero muchas veces tiene que ver con el tipo de menú, que puede llegar a hacerse repetitivo.

    Si eres asiduo a algún restaurante con menú en Salamanca, puede que te interese saber cuáles son los diferentes tipos de menús con los que te puedes encontrar según a donde vayas. 

    - Menú fijo: este tipo de menú se repite semana a semana y está compuesto por un listado de preparaciones sencillas y poco costosas.

    - Menú cíclico: este tipo de menú se repite con menor frecuencia, ya que suele abarcar meses, desde durante un mes a dos a tres, etc. Se compone de diferentes menús dependiendo del establecimiento.

    - Menú variable: este tipo de menú es diferente, ya que no se va repitiendo como los anteriores, sino que cada semana es algo distinto. Los platos que se sirven no suelen repetirse en un mismo mes, salvo que determinado cliente lo pida.

    - Menú concertado: es muy característico, ya que su composición es establecida de común acuerdo, además de su precio.

    - Menú degustación: este tipo de menú suele servirse en restaurantes de alto prestigio. Se compone de muchos platos, servidos como especialidades, con precios acordes al plato, pero que suelen ser muy digestivos.

    - Menú corto y ancho: este tipo de menú está compuesto por pocos platos pero con abundante cantidad de ingredientes.

    - Menú largo y estrecho: este tipo de menú está compuesto por más platos que el anterior, pero en menos abundancia.

    - Menú de régimen: este tipo de menú supone la mejor opción para aquellos que están siguiendo un régimen determinado para perder peso o mantener la forma física.

    Pero si quieres disfrutar del mejor menú, tienes que visitarnos en el Restaurante Don Cochinillo, seguro que repites. 

  • Un toque dulce salmantino
    Un toque dulce salmantino

    Un toque dulce salmantino

    Si estás buscando los mejores sitios dónde comer en Salamanca lo más probable es que te acabes encontrando frente a un buen plato de cochinillo asado o frito, una de las delicias de la ciudad castellana. Una vez degustado este manjar, llegará el turno del postre, en el que podrás poner el toque dulce a una comida típica salmantina.

    Y es que hay muchos y muy buenos lugares dónde comer en Salamanca y probar los dulces más autóctonos de la zona. En este post te damos a conocer algunos para que no te pierdas ni un ápice de la parte más golosa de su gastronomía.

    En su Plaza Mayor seguramente habrás visto un cartel que impacta a más de uno: chochos típicos de Salamanca. Se trata de un dulce con un nombre curioso, que no es más que una peladilla dulce con sabor a canela, de color blanco y ligeramente duros en el exterior. Los chochos charros son uno de los imprescindibles en la ciudad.

    Muy similares, las almendras garrapiñadas, de origen árabe pero de difusión católica, ya que fueron unas monjas de un convento de Salamanca las que le dieron la popularidad que hoy tienen en ferias y fiestas de pueblo.

    Un poco más grandes son las perrunillas, cuyo nombre deriva de perro, tal como pensabas. Y es que son unas tortas de harina que antiguamente se le daban a los perros durante la trashumancia del ganado. Junto con manteca, azúcar, huevo y almendras se trata de todo un manjar.

    Por último, otro mítico de Salamanca: el bollo maimón, aunque cuenta con variantes en otras provincias castellano-leonesas. De origen a medio camino entre la tradición árabe y judía, se trata de un bizcocho que originalmente se elaboraba para bodas y grandes reuniones.

    En Restaurante Don Cochinillo podrás degustar las mejores recetas de cochinillo asado y terminar la comida con un buen postre.

  • Las claves para preparar un buen cochinillo asado
    Las claves para preparar un buen cochinillo asado

    Las claves para preparar un buen cochinillo asado

    Muchos de los clientes que acuden a nuestro restaurante con menú en Salamanca llegan hasta nosotros atraídos por la fama de nuestro cochinillo, asado o frito, no en vano estamos hablando de las grandes especialidades de la casa.

    A menudo, cuando los clientes se preparan para salir, no es extraño que alguno de ellos se nos acerca a pedir la receta de ese cochinillo que acaban de tomar en nuestro restaurante con menú en Salamanca. De modo que vamos a ofrecerte unos pequeños consejos por si quieres prepararlo en tu casa.

    Es importante que pidas en la carnicería que te lo abran por la mitad, de la cabeza hasta el rabo. Pica unos dientes de ajo y mézclalos con 200 gramos de manteca de cerdo, sal gorda, una cucharadita de tomillo y de orégano. Si preparas esta mezcla un día antes de usarla cogerá  mucho más sabor y se lo transmitirá al cochinillo.

    Precalienta el horno a 150 grados durante una hora y, mientras, unta las costillas del cochinillo con parte de esa mezcla que has preparado y colócalo una bandeja de horno o, mejor aún, en una fuente de barro, la piel del animal debe quedar hacia la parte superior. Si a mezcla de la manteca está demasiado dura puedes ponerla uno o dos minutos en el microondas para ablandarla.

    Añade en la fuente un vaso de agua y unas hojas de laurel procurando no mojar la piel del cochinillo. A continuación, unta en la piel del cochinillo el resto de la manteca y pincha con un tenedor la piel y al cabeza para evitar que se formen bolsas de aire. Ya solo tienes que meterlo en el horno unas dos horas

    Aunque te será más cómodo que vengas a probarlo al Restaurante Don Cochinillo.   

  • ¿Dónde comer bien en Salamanca?
    ¿Dónde comer bien en Salamanca?

    ¿Dónde comer bien en Salamanca?

    La pregunta "¿dónde comer en Salamanca?" se formula fácilmente, pero tiene múltiples respuestas. Lo lógico, para completar tu visita a tan preciosa ciudad, es apostar por un restaurante que base su carta en las recetas más tradicionales y que seleccione, con gran cuidado y mimo, los ingredientes que usa en sus platos.

    La localidad se caracteriza por estar rodeada de fincas de explotación porcina que dan como resultado unos embutidos y un jamón con fama mundial. Lo mismo sucede con el clásico cochinillo, imprescindible para todo aquel que quiera probar la gastronomía salmantina. El cochinillo asado es uno de los platos más deliciosos si se cuenta con una materia prima de excelente calidad. Su aparente sencillez es una de sus características más positivas. Sentir cómo la carne se deshace en la boca es una experiencia que hay que vivir en primera persona e incluso repetirla cuantas veces sea necesario.

    Al interrogarse dónde comer en Salamanca, la respuesta más lógica sería la de decidir hacerlo en un restaurante tradicional, pero acorde con los tiempos que corren. Un asador de calidad y con garantías podría ser el lugar idóneo para degustar los platos de la tierra con la mejor compañía. Tampoco hay que olvidar el magnífico maridaje de estos platos con los vinos de la denominación de origen protegida Sierra de Salamanca. Ambos factores dan como resultado una comida perfecta e inolvidable. Bien sea en pareja, en familia, en una cena de trabajo o para celebrar algo importante, sentarse a una mesa llena de exquisitos manjares es siempre una oportunidad única para disfrutar.

    En el Restaurante Don Cochinillo te ofrecemos nuestra experiencia, nuestra profesionalidad y un trato al cliente personalizado. En nuestros salones se pueden celebrar todo tipo de banquetes, fiestas, cenas de empresa y similares. Contacta con nosotros para conocer mejor nuestros servicios.

  • Productos ibéricos y sus denominaciones
    Productos ibéricos y sus denominaciones

    Productos ibéricos y sus denominaciones

    Hay mucha gente a la que le gustan los productos ibéricos, resaltan por su insuperable sabor y excelente calidad. Saber dónde comer en Salamanca unos buenos embutidos ibéricos, ya sea como entrante o acompañamiento, es cada vez más fácil. Siempre van bien y su sabor combina perfectamente con la mayoría de platos.

    Pero, como cualquier otro alimento, los productos ibéricos no son todos iguales. Hay diferentes tipos al igual que hay diferentes restaurantes si buscas dónde comer en Salamanca este exquisito manjar. A continuación, te explicamos las distintas denominaciones que existen para que sepas distinguir según sea el etiquetado.

    En abril del 2014 se aprobó el Real Decreto donde se fijaban unas normas de calidad para el jamón, la paleta, la carne y la caña de lomo ibérico. Con esta nueva norma se pretende mejorar la información que recibimos los consumidores.

    Por ello, todo producto ibérico debe llevar una etiqueta colgada con:

    - La descripción. El nombre de la pieza (jamón, paleta, caña de lomo o lomo embuchado).

    - Cuál ha sido la alimentación del animal (bellota, cebo o cebo de campo).

    - El porcentaje de la raza del animal (si es 100 % cerdo ibérico).

    Además, las paletas y jamones ibéricos llevan un precinto que es de diferente color según cada denominación de venta:

    - Etiqueta negra, bellota 100 % ibérico. Cerdos de raza ibérica y que, además, su alimentación ha sido con bellotas.

    - Etiqueta roja, bellota Ibérico. Cerdos que han sido alimentados con bellotas, pero que no son de raza ibérica al 100 %.

    - Etiqueta verde, cebo de campo ibérico. Cerdos alimentados mayoritariamente en el campo con piensos.

    - Etiqueta blanca, cebo ibérico. Cerdos alimentados exclusivamente con pienso y criados en un cebadero.

    Con esta información vas a saber exactamente la calidad del producto ibérico que comes. En Restaurante Don Cochinillo te ofrecemos ibéricos de calidad, aptos para los paladares más exigentes.

  • Un buen menú para cualquier momento
    Un buen menú para cualquier momento

    Un buen menú para cualquier momento

    Si vas a comer fuera y buscas un restaurante con menú en Salamanca, te ofrecemos los mejores platos y te contamos todas las posibilidades que puedes encontrar con los distintos menús que se ofrecen en este tipo de restaurantes.

    Cocinar en casa tiene sus ventajas pero no siempre podemos. Exige una inversión de tiempo que no se tiene todos los días y además no siempre sabemos cocinar todo tipo de platos. La gran ventaja de comer fuera es que, aparte de no tener que cocinar, tenemos la posibilidad de comer platos ricos que no siempre son sencillos de hacer.

    Siempre pensamos que comer fuera es caro, pero si vas a un restaurante con menú en Salamanca, encontrarás buenas opciones a un precio razonable. También existe la idea de que los menús son de mediodía, solo para la comida. Pero también hay restaurantes que ofrecen menús tanto para comida como para cena.

    Y en algunos casos existe la posibilidad de menús para más de una persona. Los menús para 3 o 4 son más completos y económicos, pudiendo encontrar desde carnes a la brasa hasta parrilladas de asados, perfectos para compartir entre varios. Estos menús suelen estar acompañados de otros platos como ensaladas, patatas y los mejores ibéricos.

    Ven a Restaurante Don Cochinillo si estás buscando un restaurante con menú que te ofrezca una gran variedad de deliciosos platos acompañados de vino, agua y gaseosa. También tendrás postres caseros para terminar. Aparte, en nuestro restaurante  encontrarás una completa carta para cuando quieras elegir entre nuestras especialidades, raciones y pinchos elaborados con los mejores ingredientes.

  • Visitar Salamanca en un día
    Visitar Salamanca en un día

    Visitar Salamanca en un día

    ¿Vas a pasar un día en la ciudad Universitaria por excelencia de España? Vamos a ofrecerte una guía exprés para visitar los monumentos más importantes, dónde ir y dónde comer en Salamanca. ¿Preparado?

    Visitar Salamanca es una experiencia turística que combina un patrimonio increíble rodeado de una atmósfera especial. Un día no es demasiado tiempo, pero es más que suficiente para deleitarte y sorprendente con la historia que esconden sus rincones y encontrar dónde comer en Salamanca.

    Empieza por acudir a la oficina de turismo para hacerte con un plano que incluye un código QR que te proporciona una audioguía explicativa de la ciudad. Está disponible tanto en vídeo como el lenguaje de signos. Si tienes algo más de presupuesto, puedes unirte a las visitas guiadas. La opción más bohemia consiste en una guía nocturna con la que descubrirás la ciudad a la luz de la luna.

    Los lugares que no te puedes perder se encuentran en el centro del casco histórico: la Plaza Mayor y el conjunto que compone el entorno de la catedral es un lugar de visita obligada. Puedes subir a las torres medievales y pasear por la terrazas y balaustradas para ver de cerca las famosas gárgolas.

    Otro lugar que no te puedes perder es el edificio de la Universidad, que el año que viene cumple 800 años de historia. La Casa de las Conchas, las torres de La Clerecía y el mirador de Scala Coeli son puntos que puedes ver en tu recorrido de un día.

    Para reponer fuerzas al mediodía o al final de la jornada las opciones de restauración destacan por su sabor tradicional. Las carnes y el vino son productos destacados y de gran calidad que harán las delicias de tu paladar.

    En el Restaurante Don Cochinillo te ofrecemos los mejores asados. Tapas, pinchos y raciones en el centro de Salamanca.

  • Beneficios de la carne de cerdo
    Beneficios de la carne de cerdo

    Beneficios de la carne de cerdo

    En nuestro restaurante con menú en Salamanca somos verdaderos especialistas en la elaboración de cochinillo.

    Como todos sabéis, el cochinillo es un plato tradicional de la cocina castellano leonesa, por ello desde nuestro restaurante con menú en Salamanca queremos hablaros de los beneficios de la carne de cerdo, una carne que es tratada de manera injusta en muchas ocasiones pero que tiene grandes propiedades y beneficios para el cuerpo humano.

    Si en algo destaca la carne de cerdo es por su alto contenido en proteínas. De cada 100 gramos de carne de cerdo 43 son de proteínas de calidad.

    Por otro lado, al contrario de lo que mucha gente cree la carne de cerdo no contiene un alto contenido de grasa, tan solo un 9 % es grasa y esta se puede eliminar en casi todos los casos. Además, piezas como el lomo apenas contienen grasa.

    Otro aspecto por el que destaca la carne de cerdo es por su alto contenido en vitaminas del grupo B. Entre ellas tenemos que destacar:

    - La vitamina B1 o tiamina que ayuda a convertir los carbohidratos en energía.

    - La vitamina B6, clave para regular la actividad hormonal del organismo.

    - La vitamina B12, fundamental para la oxigenación de la sangre.

    En cuanto al aporte mineral. La carne de cerdo es una fuente de minerales donde destacan:

    El cinc, que sirve para prevenir la oxigenación de las células.

    El hierro, un mineral imprescindible para el crecimiento de los niños y para evitar anemias y otro tipo de complicaciones.

    El fósforo, un elemento clave para prevenir el envejecimiento y que además sirve para fortalecer huesos y dientes.

    Por último, el cerdo también contiene potasio, mineral que ayuda a mejorar la presión arterial.

    En Restaurante Don Cochinillo, podrás disfrutar de nuestro cochinillo, el mejor de Salamanca o bien degustar nuestros diferentes menús y raciones, elaborados con los mejores productos del país.

  • ¿Cochinillo asado o frito? ¿Cuál prefieres?
    ¿Cochinillo asado o frito? ¿Cuál prefieres?

    ¿Cochinillo asado o frito? ¿Cuál prefieres?

    Si estás buscando dónde comer en Salamanca, es muy posible que quieras degustar uno de los platos más típicos de nuestra región como es el cochinillo. Pero este se puede cocinar de diferentes formas, siendo lo más habitual asado, pero sin desmerecer ni mucho menos al cochinillo frito, así que vamos a repasar en las siguientes líneas las diferencias entre ambas formas de prepararlo.

    Ambos platos los puedes encontrar en el Restaurante Don Cochinillo, pero no tienen nada que ver, aunque se cuente con la misma materia prima. En primer lugar, una diferencia es el tiempo de preparación. El cochinillo asado suele tardar aproximadamente en hacerse unas tres horas, 90 minutos con la piel pegada a la rejilla y otros 90 con el interior pegado a la misma. Sin embargo, el cochinillo frito emplea en torno a cinco horas para cocinarlo en cazuela y luego en sartén.

    El cochinillo asado no lleva nada más que agua y sal, pero sin más añadidos, mientras que el cochinillo frito primero se cuece u hornea bañado en aceite de girasol o de oliva y luego se fríe en la sartén, teniendo una preparación algo más laboriosa. De ahí que también, por qué no decirlo, el asado sea más saludable que el frito, ya que se empapa en aceite y contiene más calorías.

    Además, el cochinillo asado se cocina de una sola pieza, aunque luego se racione a gusto del consumidor, mientras que el cochinillo frito se trocea y deshuesa para su preparación, por lo que todo en él se come una vez servido en la mesa. Cada uno tiene sus peculiaridades, así que si buscas dónde comer en Salamanca, en nuestro restaurante podrás probarlo de las dos maneras.

  • ¿Cuál es el mejor maridaje para un cochinillo asado?
    ¿Cuál es el mejor maridaje para un cochinillo asado?

    ¿Cuál es el mejor maridaje para un cochinillo asado?

    Si te acercas hasta nuestro restaurante de tapas y raciones en Salamanca, seguramente lo harás queriendo degustar uno de nuestros platos estrella, el cochinillo asado. De sabor y texturas deliciosos, su aroma ya enamora al comensal desde que entra por la puerta. Pero ¿qué sería de un plato estrella sin una guarnición excelente y un maridaje perfecto? El alimento acompañante y la bebida son fundamentales para completar el menú. Acerca de esto vamos a aconsejarte hoy, porque si te gusta el vino, la experiencia en nuestro restaurante será inolvidable.

    En nuestro restaurante de tapas y raciones en Salamanca amamos el cerdo. Por eso queremos mimar cada detalle de nuestros platos. Un factor clave que nos permite extraer el máximo sabor de los platos no es solo el ingrediente principal, sino también todo aquello que lo acompaña. Compañero inseparable de un buen asado es la bebida con la cual vamos a regarlo. Pero ¿cuál es el vino ideal para tomar junto con tu ración de cochinillo? Te lo contamos.

    Los mejores vinos para un asado o cualquier plato que lleva carne de cerdo son aquellos que tienen un punto notable de acidez. Esto tiene su explicación, porque la carne de cerdo tiene grasa y la función que hará el vino será la de limpiar la grasa de nuestra boca. Otro tipo de vino menos ácido no logrará hacerlo y apenas será perceptible su sabor. Un vino ácido aportará el contraste ideal.

    Si optas por un vino tinto e incluso por un vino blanco, son los vinos jóvenes los que tendrán el punto de acidez media que estás buscando. Mientras que si buscas algo diferente, los vinos blancos espumosos harán tus delicias.

    En Restaurante Don Cochinillo preparamos el cerdo al estilo tradicional, siempre con los ingredientes de la más alta calidad. Y, para acompañar, vino que tú nos pidas.